¿Cómo identificar un mal jefe?

En este post me gustaría entregar algunas claves para saber qué características tiene un jefe mediocre, y de esta forma aprender a identificarlos

17-aout-200x133-min.jpg

Cuando no te sientes motivado en tu trabajo, o llega el domingo por la tarde y entras en depresión porque al día siguiente tienes que ir a la oficina, o piensas que tu trabajo solo es un medio para pagar las cuentas, quizás tengas que replantearte tu situación laboral. La mayoría de estas situaciones se resuelven con un simple cambio de trabajo, pero antes de tomar esa decisión, es importante analizar el cómo llegaste a este estado.

Hay varias razones que pueden llevar a una persona a desmotivarse con su trabajo. Puede que no te guste la empresa, que no haya un buen ambiente laboral en la oficina, que no te atraiga el sector o que no tengas un buen jefe. En este post me gustaría entregar algunas claves para saber qué características tiene un jefe mediocre, y de esta forma aprender a identificarlos:

Son desconfiados e inseguros
La desconfianza normalmente genera querer tener un control excesivo sobre todo lo que ocurre. Un jefe que no confía en nadie es incapaz de delegar, y esto le obliga además a destinar una gran cantidad de tiempo a supervisar el trabajo de otros, lo que puede provocar incluso, que el mismo jefe acabe incumpliendo sus propias responsabilidades.

No desarrollan a su equipo
El desarrollo dentro de una empresa es fundamental para que una persona se encuentre motivada. Un jefe que desarrolla a su equipo, es un jefe que poco a poco va entregando más responsabilidad al mismo tiempo que ve que la persona se va volviendo cada vez más autónoma. Un buen jefe enseña y entrega la capacidad a las personas para que se vuelvan autónomas.

No son estratégicos
La capacidad para planificarse y tener una estrategia a largo plazo clara es fundamental para cualquier líder. Todo jefe debe tener un “plan” al que ceñirse y este debe estar claro entre los miembros de su equipo. La falta de objetivos claros puede provocar incertidumbre y falta de foco, lo que genera una elevada frustración cuando los resultados no son buenos.

No conocen a su equipo
Para poder influir en el comportamiento de una persona es necesario conocer bien a esa persona, saber qué le motiva a hacer las cosas que hace, saber cómo razona. Un jefe debe tener claro cuáles son las fortalezas y debilidades de cada una de las personas que integran su equipo, de esta forma será capaz de sacar partido de las fortalezas y también tendrá la oportunidad de reforzar las áreas de desarrollo.

Tienen mal carácter
Es más difícil que alguien se sienta inspirado por una persona malhumorada y quejicosa. Un buen jefe debe ser una persona equilibrada, respetuosa y educada. Estos atributos generan confianza entre los empleados.

Mala comunicación
Es importante que un líder sea un buen comunicador, no solo para transmitir su visión y que otras personas la tomen como propia, sino también para ayudar a sus empleados cuando estos no estén alineados con los objetivos del equipo. Además, un buen jefe sabe cómo generar la confianza en su equipo para que la comunicación fluya en ambos sentidos. 

Por: Ignacio Terry 

Manager 

Hays Chile