¿Cómo negociar el salario en una entrevista de trabajo?
¿Cuáles son sus expectativas salariales?

Una de las preguntas más típicas y comunes en las entrevistas de trabajo

Perché vuoi questo lavoro? IMG

Una de las preguntas más típicas y comunes en las entrevistas de trabajo (sea con headhunter o directamente con la compañía), pero que sin la preparación previa, puede ser incomoda e inclusive decisiva a la hora de avanzar en el proceso.


Son varios los temas que se tratan en una entrevista de trabajo, donde el entrevistador busca conocer en profundidad a los candidatos, desde sus temas personales a logros profesionales, responsabilidades, y hasta temas de competencias y liderazgo, para luego contrarrestar con lo relacionado a expectativas futuras de crecimiento ligado a la pretensión salarial.


Para prepararse a lo anterior, clave es informarse en profundidad de la actividad de la empresa, mercados en los que operan, número de empleados, conocer sus valores corporativos y también revisar vínculos o nexos con alguien que haya estado ligado a la compañía.


¿Qué debo responder cuando aparece en la mesa las expectativas salariales? La respuesta correcta es demostrar que independiente del paquete salarial a ofrecer, estas interesado por el proyecto, en especial en aquellos casos en los que estamos intentando acceder al mercado laboral por primera vez o relocalizarnos luego de un tiempo reinsertándose.


Pero siempre hay ser claro, tanto la consultora o cliente con los candidatos, como el candidato hacia la oferta, y tenemos hablar directamente del salario que se espera recibir por las responsabilidades descritas en la posición, y es acá donde hay que mostrar ciertas habilidades de situación y control.
Para negociar, las personas dentro del proceso de selección debe demostrar que son los profesionales que la empresa está buscando, y que su incorporación al equipo humano significará un valor añadido para la organización, tanto en la operación diaria y como candidato integro, preocupado del talento, de entregar conocimiento y avalar las competencias de liderazgo que están buscando. En relación a esto, los logros profesionales adquiridos en experiencias pasadas y actuales, son críticos.


Si lo ofrecido por la compañía está por debajo de lo esperado, se recomienda evitar rechazar de entrada y poner todos los esfuerzos, de manera respetuosa, clara y con hechos, en lograr aumentarla.


Además también se deben tratar aspectos no económicos de manera muy clara para poder sopesar, incluir en el paquete anual, y ver si es que equilibran. Entre ellos encontramos la flexibilidad horaria, las posibilidades de desarrollo, capacitaciones, viajes de negocio, bonos, movilización, seguros, entre otros. De hecho, este factor no monetario ha adquirido cada vez más importancia sobre todo en las nuevas generaciones, debido a que se valoran de manera poderosa otras cosas, relacionadas a la calidad de vida, desarrollo profesional y crecimiento.


¿Cuál es el momento adecuado de tratar este tema?... Para la etapa final, siempre y cuando se haya conversado con el headhunter o consultor, quien entregará coach de como liderar este tema, desde dejar en claro si hay capacidad de negociación o de qué manera realizarlo. Si es directamente con la compañía, la negociación se debe hacer una vez el candidato se encuentra en la etapa final del proceso, ya que ya se han puesto sobre la mesa sus competencias, cualidades y existirá una ventana de negociación frente a lo pretendido.


No rechazar sin evaluar la primera propuesta, si no cumple con las expectativas, pero el desafío interesa, se deberán colocar en tema los aspectos no económicos, y las posibilidades de reajuste siempre con resultados medibles en el corto – mediano plazo. Para poder evaluar la propuesta, es clave averiguar cuál es la banda salarial del mercado por un puesto similar, en ese determinado sector, y según la experiencia del candidato. Demostrar interés y motivación por el puesto ayudará a sensibilizar la negociación.


En el caso de llegar a acuerdo, mostrar total disponibilidad, ganas de ser parte de la organización y lograr confianza con el futuro empleador. En el caso de no ser así, agradecer la oportunidad y dejar la mejor impresión con la compañía, además de realizar una evaluación del proceso de selección y reflexionar en conjunto con el headhunter donde pueden haber oportunidades de mejora.


Por: Felipe Ruiz
Team Manager
Hays Chile